La Espalda En El Trabajo

La Espalda En El Trabajo

LA ESPALDA EN EL TRABAJO

Muchas actividades ponen la espalda en peligro, incluidos algunos deportes y actividades recreativas, pero dado que el trabajo es una parte ineludible de la rutina diaria, un empleo “agresivo con la espalda” plantea un riesgo elevado de sufrir problemas crónicos a menos que tome precauciones especiales. Por suerte, como descubrirá aquí, hay muchas cosas que puede hacer para evitar los problemas.

¿MI TRABAJO PLANTEA UN RIESGO PARA MI ESPALDA?

Prácticamente cualquier trabajo podría poner en peligro su espalda si no toma las medidas adecuadas para minimizar las fuentes potenciales de problemas.

La mayoría de las personas reconocerían que un trabajo manual pesado podría derivar en lesiones de espalda, pero algunos trabajos que mucha gente considera totalmente seguros pueden en realidad ocasionar problemas de espalda.

Repasemos las razones por la que ciertos trabajos representan un riesgo para la salud de la espalda:

TRABAJOS EN LA OFICINA QUE AFECTAN LA ESPALDA

 Cualquier trabajo que implique estar sentado durante muchas horas seguidas. sobre todo, si la postura no se modifica, es probable que conlleve una presión en los discos intervertebrales.

En una posición sentada, la acción del psoas ilíaco, ejerce una presión continua en las vértebras de la parte baja de la espalda.

Ese incremento de presión en posición sentada eleva el riesgo de que el disco se desplace o pierda el material blando y amortiguador que contiene en su interior- También reduce el espacio entre las vértebras, lo que aumenta la posibilidad de sufrir problemas en las articulaciones facetarias.

TRABAJOS DE CONDUCCIÓN QUE AFECTAN LA ESPALDA

Cualquier trabajo que implique largos periodos al volante presenta un riesgo para la salud de la espalda. Algunos de ellos son los mismos que en cualquier otro trabajo sedentario, principalmente la compresión de los discos.

Quizás sorprenda el hecho de que la espalda de aquellos que conducen coches corre más peligro que la de los que conducen camiones, autobuses y otros vehículos grandes como medio de vida.

Esto se debe a que la postura reclinada adoptada por muchos conductores de coche implica una tensión mayor en la espalda, que la postura más erguida del camionero.

 Cuando está reclinado hacia atrás, se carga demasiado peso en la parte baja de la espalda.

En una posición erguida, gran parte del peso lo soportan los muslos. Por desgracia, la vibración constante al conducir, tiene un efecto perjudicial sobre la columna.

También merece la pena mencionar el riesgo de lesiones de latigazo cervical. Estas suelen darse como resultado de accidentes de vehículos de motor en los que tiene lugar un impacto, ya sea frontal o trasero.

 las lesiones de latigazo cervical pueden causar dolores de espalda, cuello y hombros, y prolongarse varios meses.

Además, los tipos de impacto susceptibles de ocasionar latigazo cervical pueden a veces provocar lesiones espinales más serias.

TRABAJOS DE PIE QUE AFECTAN LA ESPALDA

Un gran número de trabajos pueden implicar pasar muchas horas de pie, como la venta al público, seguridad, restaurantes y bares, entre muchos otros.

 El riesgo en este tipo de trabajos es que el cansancio puede llevar a adoptar una postura incorrecta, lo que a su vez puede crear tensión en la columna y los músculos circundantes.

TRABAJOS QUE IMPLICAN LEVANTAR Y MOVER PESOS, ASI COMO MOVIMIENTOS REPETITIVOS.

Aquí no solo nos referimos a trabajos que conllevan mover cargas pesadas, sino también aquellos que exigen mover repetidamente pesos ligeros (como, por ejemplo, atender mesas) o levantar objetos y efectuar giros (trabajar en la caja de un supermercado, por ejemplo, o en guarderías y trabajo doméstico).

Día tras día, semana tras semana, puede realizar el mismo movimiento sin problemas, pero de pronto un día siente que la espalda hace “clac”. Esto se debe a un esfuerzo regular en la espalda unido a una mala postura llegan a dañar los discos con el tiempo, de modo que, al final, incluso una pequeña tensión puede provocar que un disco se rompa o se colapse.

Otros problemas posibles relacionados con una tensión regular incluyen inflamación de las articulaciones facetarias y sobre estiramiento de los ligamentos de apoyo (ambos pueden debilitar la totalidad de la estructura y favorecer que las vértebras pierdan su alineación)

¿COMO REDUCIR EL RIESGO EN LAS DIFERENTES AREAS DE TRABAJO?

En la oficina:

  • Haga pausas frecuentes para caminar y estirarse.
  • Ajuste su posición sentada
  • Compruebe que la silla y la mesa estén a la altura adecuada y que el respaldo de la silla tenga el ángulo correcto.

Conduciendo:

  • Ya sea conductor o pasajero, lleve siempre ajustada la cabecera para evitar que el cuello sufra una sacudida violenta hacia atrás en caso de colisión.
  • Consulte los consejos sobre cómo reducir la tensión de la espalda en el coche.

Trabajando de pie:

  • Dé un paseo cuando pueda.
  • De ser posible, apoye un pie sobre un taburete o descansapiés: esto libera mucha tensión en la parte baja de la espalda. Alterne el pie con regularidad.
  • Haga ejercicios de estiramientos cada hora, más o menos.
  • Acuéstese, si es factible, durante los descansos largos.

Movimientos repetitivos:

  • Evite levantar peso y girar al mismo tiempo. siempre levante el peso frente a usted.
  • Descanse con frecuencia si está llevando a cabo una tarea que implique repetir el mismo movimiento durante un largo periodo de tiempo.
  • Siga siempre los consejos sobre levantar y mover pesos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Llamar Ahora
×

¡Hola!

Bienvenido a Quirolística, estamos para ayudarte.

×